Venta personal

La venta personal es una modalidad de comunicación entre el vendedor y el comprador. Las funciones de este tipo de venta son:

  • Informar
  • Persuadir
  • Desarrollar actitudes favorables hacia el producto y la empresa
  • Actuar como nexo entre el mercado y la empresa

El papel del vendedor es esencial a la hora de cumplir los objetivos que estamos buscando. Sobre todo es importante la impresión que se lleve, ya que no hay segunda oportunidad para generar una primera impresión.

Por otra parte, la venta personal es un tipo de venta que requiere de varias tareas por parte de los vendedores:

  • Atención o recepción de pedidos (venta interior): recepcionar los pedidos de los clientes en el mostrador de las empresas.
  • Búsqueda y obtención de pedidos (venta exterior): venta creativa de productos y servicios de todo tipo. Este tipo de venta consiste en:
    • Identificar y clasificar adecuadamente a los clientes potenciales
    • Determinar sus necesidades y deseos individuales
    • Contactarlos para presentarles el producto o servicio
    • Obtener el pedido
    • Brindar servicios posventa
  • Apoyo al personal

El inconveniente que frena a los departamentos de recursos humanos en el momento de potenciar la contratación de efectivos en este campo, es el elevado coste que genera, hasta el punto de que ya hay muchas empresas, que prefieren invertir en las tecnologías de la información y la comunicación y reducir los profesionales dedicados a la venta personal.