Marketing relacional

El marketing relacional consiste en generar relaciones rentables con los clientes, buscando estrategias que favorezcan la interacción con ellos.

Entre sus objetivos, se encuentra el de buscar a esos clientes que puedan ofrecer una mayor rentabilidad para mantener una relación estable con ellos.

El marketing relacional también utiliza las herramientas del CRM (Customer Relationship Management), entendido como la gestión de la relación con los consumidores.

De este modo, el marketing relacional se basa en:

  • Recolección y manejo de los datos
  • Implementación de programas
  • Retroalimentación

Es decir, el papel de este tipo de marketing es fomentar relaciones sostenibles entre marcas y personas.

Objetivos del marketing relacional

Su objetivo fundamental es el de identificar a los clientes más rentables para crear una relación estrecha con ellos y, de este modo, conocer sus necesidades para poder hacer una evolución del producto adaptada a él. Es decir, trata de exprimir al máximo el valor del cliente. Para ello, los objetivos que puede perseguir son:

  • Incrementar ventas
  • Crear fidelidad
  • Introducir nuevos productos
  • Mejorar la imagen
  • Implantar técnicas de venta
  • Reforzar la actividad de la campaña publicitaria
  • Aumentar la distribución
  • Captar clientes nuevos

El marketing relacional es lo que se ha hecho de toda la vida de forma inconsciente en los pequeños negocios en los que, el propietario, conoce bien a sus clientes, sabe qué tipo de productos quiere y cómo los quiere.

Por ello, sus principales características son: interactividad, direccionabilidad, personalización y memoria o capacidad de registro. Se trata de poner al cliente en el centro, hablar menos y escuchar más.