La distribución como instrumento de marketing

La distribución es el conjunto de actividades que lleva a cabo una empresa para trasladar sus productos desde el punto de fabricación hasta el consumidor. Es decir, da una solución a la separación que existe entre productores y compradores.

Pero su objetivo no es solo hacer llegar estos productos hasta los clientes, sino que además tiene que hacerlo en la cantidad adecuada, a los lugares adecuados (utilidad de lugar), en el momento adecuado (utilidad de tiempo) y sobre todo, con un precio asequible. Todo ello para generar utilidad de posesión, es decir, garantizar que el cliente recibe su producto.

En resumen, el objetivo de la política de distribución es proporcionar la cantidad de producto necesaria:

  • En los lugares adecudados
  • En el momento oportuno
  • Al menor coste posible (teniendo en cuenta los costes directos de la distribución y los costes de oportunidad en los que se concurre cuando la llevas a cabo).

Por todo esto, la distribución es una variable del marketing mix tan importante. Además, tiene implicaciones muy relevantes, tanto en la empresa como en el mercado.

Se trata de una variable estratégica que afecta a las decisiones a largo plazo de la empresa y que repercute en el precio de venta final. A esto se suma que la mayoría de empresas no pueden tener su propio sistema de distribución como tiene Amazon hoy en día.

Por ello, debe confiar en terceros para hacer la distribución final de sus productos, lo que conlleva un acuerdo en el que tanto la empresa de transporte como el vendedor deben ponerse de acuerdo, aceptando las condiciones que imponga cada uno.