Técnicas de investigación cuantitativa

La investigación cuantitativa recoge información que se puede cuantificar, es decir, que se puede expresar de forma numérica. Existen muchos ejemplos, aunque la cuota de mercado de una empresa o la renta per cápita son solo algunos de ellos.

En consecuencia, podemos decir que los datos obtenidos por la investigación cuantitativa son extrapolables (a la población objeto del estudio). Eso sí, siempre con cierto margen de error propio de la estadística y métodos de medición.

Es necesario decir que existen diversas técnicas de investigación cuantitativa. Cada estudio es diferente, y por tanto es importante escoger correctamente el tipo de estudio. Los principales factores a tener en cuenta son:

  • El objetivo del estudio, pues no es lógico usar la misma técnica para conocer la intención de voto en una localidad que el gasto medio de las familias.
  • Las características de la población objetivo; facilidad de localización, edad, sexo, nivel cultural…
  • El tiempo y la periodicidad de la recogida de información. ¿Hay que recoger la información en un momento concreto o de forma periódica? ¿Durante cuanto tiempo?
  • El presupuesto, pues no todas las técnicas de obtención de información cuantitativa tienen el mismo coste.

Sin embargo, la forma más básica de obtener información cuantitativa primaria es mediante las encuestas, es decir, mediante la comunicación.

Como podrás imaginar, no es el único modo de obtener información cuantitativa primaria. Las principales técnicas de investigación cuantitativa son:

  • Encuestas ad-hoc
    1. Encuesta personal
    2. Encuesta telefónica
    3. Encuesta por Internet
    4. Encuesta postal
  • Encuestas periódicas
    1. Encuestas compartidas entre varias empresas
    2. Paneles
  • Otras técnicas
    1. Observación
    2. Experimentación